INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

14 junio, 2017
AMON AMARTH + ABBATH – 06/06/2017 – Groove, CABA

Hace ya varios años que el quinteto sueco es uno de los actos favoritos en los escenarios europeos. Su death metal melódico con temática vikinga se luce gracias a una sólida puesta en escena, que al menos en los festivales del hemisferio norte, incluye una elaborada escenografía, con drakkars y guerreros sobre las tablas. Para sus giras latinoamericanas los efectos especiales se pierden por el camino, aunque a ocho años de su primera presentación en Buenos Aires, Amon Amarth tiene una convocatoria envidiable. Y la presencia de un popular artista noruego como invitado tornó más tentadora la noche.

BETRAYER fueron los únicos soportes locales, y si bien en las dos primeras canciones no se escuchó la voz de Silvina Harris, una vez solucionado el problema pudieron lucirse con un sonido potente y claro para su versión moderna de thrash. Continúan presentando su primer álbum, Too Loud, para lo cual invitaron a Emanuel Lescano (vocalista de Exilio) en la canción “Retaliation”, donde colabora con alaridos “halfordianos”. En cambio, Silvina se especializa en las voces rugidas, donde no puede esconder su fanatismo por Arch Enemy, inclusive hasta en el detalle de actualizar su color de cabello. Para el cierre, contaron con otro amigo, nada menos que Mario Ian en un homenaje al recientemente fallecido Guillermo Sánchez, bajista de Rata Blanca. “Bajo control” es el clásico que quedó del disco Entre el cielo y el infierno, el único disco con Mario como vocalista, y que aquí compartió su faena con Silvina.

Si bien el cronograma se había retrasado, los plomos actuaron con rapidez para el debut en el país del nuevo emprendimiento de ABBATH. El ex cantante y guitarrista de Immortal es un personaje carismático: aunque camine al borde del ridículo, logra el aplauso antes que la carcajada. El cinturón no puede disimular su panza, el ventilador a sus pies le sacude los cabellos igual que en los videoclips, y no desperdicia oportunidad para hacer muecas y poses. La lengua afuera lo ubica como descendiente de Gene Simmons, acaso uno de sus mejores discípulos en esta vereda del metal extremo. Cuenta con nuevos músicos a su alrededor, entre los cuales se destaca el bajista King (conocido anteriormente como King ov Hell en Gorgoroth y God Seed), con quien grabó el primer disco, autotitulado. Este material tiene un cariz más crudo que lo último registrado con su banda de siempre. Aunque rápidamente llegaron los covers de Immortal, con la sutil diferencia de que Abbath (la banda) se trata de un cuarteto, con Ole André Farstad especializándose en los solos para esta ocasión. “Tyrants” y “One by One” se destacaron entre el viejo repertorio, y “All Shall Fall”, también del catálogo de Immortal, cerró este set de más de cincuenta minutos, dejando satisfechos a sus viejos seguidores.

Un nutrido público ya casi llenaba el local de Palermo a esa altura de la noche, todo un logro teniendo en cuenta que se trataba de un martes. Aunque si repasamos las tres presentaciones anteriores de AMON AMARTH, siempre tuvieron lugar en lunes o martes, lo cual no detiene a su fans. Entre los cuales me pareció distinguir a muchos jóvenes que seguro asistían por primera vez a un show del grupo. Una larga pausa precedió a su entrada, donde se veía a los asistentes calculando casi con regla el lugar donde debía estar la tarima de la batería. Detalles que seguro garantizan la contundencia de la presentación, donde no hubo estridencias desde los parlantes, sino un sonido claro y potente. El cantante Johan Hegg le brinda buena parte de la personalidad a la propuesta, tanto por su infaltable pinta de vikingo barbudo, como por la seguridad en que se planta como frontman. Su voz no decayó en la sucesión de viejos hits y material de la última placa, Jomsviking. Como apertura fueron a lo seguro con “The Pursuit of Vikings”, seguida de la más reciente “As Loke Falls”, para luego seguir con el segmento dedicado a la obra que presentaban. Entre los logros, está el de poder echar mano a canciones de varios discos atrás y mantener el nivel, como sucedió con “Cry of the Black Birds”, “Tattered Banners and Bloody Flags” y “Death in Fire”. En esta gira presentaron a su nuevo integrante, el baterista Jocke Wallgren, a quien se lo notó muy entusiasmado en su puesto, y hasta tuvo espacio para un breve solo. Los más veteranos, el bajista Ted Lundström y los guitarristas Olavi Mikkonen y Johan Söderberg, se mostraron sobrios aunque efectivos con la sucesión riffs y solos melódicos.

“Runes to My Memory” es otro viejo hit que no falla, y con “War of the Gods”, de Surtur Rising, dieron finalizada la primera hora de show. Seguro todos los presentes vieron el video clip de “Raise Your Horns”, y aunque los únicos que poseían cuernos para brindar en ese momento de bis eran los músicos, todos festejaron como si también tuvieran uno lleno de cerveza en la mano, tal como es tradición en cada presentación de Amon Amarth. Para el final eran cantadas “Guardians of Asgaard” y “Twilight of the Thunder God”, del disco del mismo título, quizás el momento más logrado en la ya extensa discografía de los escandinavos. Un espectáculo más que correcto y entretenido, aunque quizás en algunos años apenas sea recordado. A menos que imploremos por aquellas runas que se graban en nuestra memoria y la fortalecen.

Exequiel Nuñez



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons