INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

25 julio, 2017
BELZEBONG – 22/07/2017 – Casa Babylon

La pasada noche del sábado 22 de Julio del 2017 no fué una más para la escena cordobesa, al menos así lo entendíamos quienes nos acercamos desde temprano a la zona del abasto para presenciar y escuchar por primera vez los graves y lentos sonidos del Doom en todo su esplendor. Y es que si bien es un género que suele utilizarse como recurso en contados pasajes entre las bandas Stoner, nunca se termina de desarrollar concretamente, y esta era la oportunidad de escuchar una banda inmersa íntegramente en el estilo, con todos los clichés y vicios que se le asocian. La banda en cuestión era Belzebong, ubicados quizás en una segunda línea detrás de los míticos Sleep y Electric Wizard, sonando cada vez con más fuerza dentro de la escena y en franco ascenso (siempre hablando de Stoner Doom).

Pero no estaban solos, ya que promediando las 21 hs arrancó la banda local IAH, quienes no venían para ser soporte de nadie, pues en muy poco tiempo de existencia lograron captar la atención de todo el mundo de la música psicodélica y la prensa especializada. La notable repercusión fue debida a su impecable disco debut, incluso llegando a ser editados por sellos extranjeros en distintos formatos físicos. Su propuesta se puede describir como un Psychedelic Space Rock Instrumental, coqueteando por momentos con el Post Rock. De esta manera se combinan atmósferas finamente trabajadas con progresiones hipnóticas, siempre con los arreglos justos, de gran factura pero sin sobrecargar los temas, todo ejecutado con una justeza impecable, igual o incluso mejor que el mismo disco. Así como esto último se destaca como un gran mérito, también se puede leer como un defecto, de los pocos que quizás se les pueda marcar, ya que falta un poco más del vuelo y la soltura que el estilo exige, desarrollar un poco más algunas ideas, salirse un poco del libreto en busca de una nota suspendida en el éter, de un acople perdido, o donde sea que lleve la inspiración del instante, en fin, falta jam. Pero ojo, esto es un sentimiento personal y totalmente subjetivo de quien escribe, pues estoy seguro de que todo lo que se deja escuchar es lo que los cordobeses quieren que se escuche, atentos hasta en el último detalle. Banda de primer nivel sin duda, cubriendo todas las expectativas que de por sí eran muy altas.

Pasadas las 22 hs las cuatro torres polacas ocuparon sus posiciones en el escenario de Casa Babylon, y ocultos bajo sus largas melenas sonaron los primeros acordes de “Bong Thrower” para sumir a todo al público presente en un trance psicotrópico de antología. Los plúmbeos y pantanosos riffs se suceden con una parsimonia rituálica, casi como un mantra cannábico, cargados de fuzz, sucios y densos como dictan los principios del doom. Las luces verdes no hacen más que reforzar la idea del “Greenferno”. La base rítmica suena realmente contundente, con el bajo construyendo un muro monolítico de sonido, mientras el bombo golpea directo en el pecho de cada espectador como si de una reanimación cardiovascular se tratara. La fórmula es la misma, y se repite tema tras tema, que de hecho al igual que la anterior banda, son todos instrumentales. Esto hace que por momentos el asunto se vuelva un tanto monótono hasta que te vuelven a sacudir con algún riff de reminiscencia sabbathica/stoner para encausar la ceremonia. Aun así mantienen al público cautivo con su entrega, pues no detienen su contagioso headbanging hasta el último acorde. Los visitantes parecen realmente poseídos por el mismo BELZEBONG, te lo hacen sentir y te invitan a formar parte de ello, eso sí, sin mencionar una sola palabra durante todo el setlist, no les hace falta, pues lo dicen todo con su música. Tras no mucho más de una hora de aplastante y agobiante ritual, los polacos abandonan el escenario de la misma manera en que lo abordaron, dejando tras de sí bocanadas de denso humo verde desprendido por las últimas secas de “Dungeon Vultures” y muchas ganas de más. El público doombeta de la docta conforme y felíz.

Fotografías: Carlos Solares y Leonardo Gonzales

En cuanto a la concurrencia se puede decir que fue óptima, siempre es complicado hacer pronósticos con el público Cordobés, pero en estos estilos hay una base de partida interesante.

Mención aparte hay que hacer por el sonido. Ya es sabido de las bondades de Casa Babylon en este sentido, pero lo del sábado fue sobresaliente, y lo más importante es que fue igual para ambas bandas. Se hace mucho más fácil para los artistas demostrar todo su potencial y brindar un espectáculo de calidad cuando el sonido está a la altura de las circunstancias, y lo estuvo.

Finalmente hay que felicitar a la producción que se sigue jugando para traer bandas de este calibre y que igualmente les da el merecido espacio a los locales. Sólo esperamos que el público siga acompañando y mejorando la concurrencia para afianzar a Córdoba como una plaza confiable de aquí en más. Stoned Jesus el 9 de Agosto es la próxima oportunidad para confirmarlo.

Juanlón



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons