INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

23 octubre, 2017
BLASTFESTIVAL – 20/10/2017 – Palermo Club

Cuando a principios de la década de 1990 los griegos Septic Flesh (entonces se escribía así el nombre) comenzaron a experimentar con su propuesta oscura y atmosférica de death metal, pocos aventuraban que un cuarto de siglo después no sólo iban a continuar en carrera sino que recorrerían varios continentes hasta llegar a un escenario porteño. En realidad hubo un hiato en el medio, y si bien mantuvieron una respetable línea, en su segunda etapa ahondaron en su faceta sinfónica, la cual presentaron esa misma noche de viernes en que Sepultura tocaba a 300 metros en otro evento. Los compañeros de la gira latinoamericana fueron los no menos orquestales Fleshgod Apocalypse, vecinos italianos, lo cual alentó a varios cientos de fans a acercarse, más allá de la competencia.

Con algo de retraso con respecto a lo prometido, los cordobeses MORTUORIAL ECLIPSE abrieron lo que dio en llamarse BlastFestival, el cual tuvo su edición en Córdoba con las mismas bandas, mientras que el día anterior los cabezas de cartel habían pasado por Rosario. El primer soporte mostró su versión de black metal muy inspirada en lo que Dimmu Borgir practicaba 15 años atrás. El sonido no ayudó a resaltar su lado más sinfónico, o sea, el teclado no se escuchaba al volumen deseado.

En cambio, LEPERGOD apunta a un estilo más despojado, e incluso la voz, a cargo del guitarrista Thav (ex Inferi), busca hacerse entender, apostando al castellano. Ahí está su cuota de originalidad, ya que en sus letras incorporan mitos de nuestro país, como la Salamanca y Sachayoj, junto a frases en quichua. Por la forma en que encaran la voz y los riffs quizás están en deuda con Behemoth, aunque su primer álbum, Siniestro éxtasis, no es para nada una copia de los polacos. Brenda Cuesta, de Bloodparade, contribuyó en coros, tal como lo hizo en la grabación. Debemos recalcar que tanto Lepergod como Mortuorial Eclipse ya estuvieron presentándose en Europa, algo que ya había logrado Thav con Inferi.

El boliche/bailanta Palermo Club no es el local más recomendable para disfrutar bandas en vivo, el escenario resultó por demás de bajo y la arquitectura no fue pensada para brindar la mejor acústica. De todos modos, había lugar como para elegir la posición más cómoda. No estaba familiarizado con FLESHGOD APOCALYPSE, así que fui con la idea de que me sorprendieran: lo lograron. Si bien a esta altura no se trata de una perspectiva novedosa, la sobrecarga de voces, instrumentos y orquestaciones logró todo el dramatismo buscado. Para hacer más real la ejecución, en estos tiempos de samples y backing tracks que rozan con el playback, la presencia de Veronica Bordacchini nos brindó no sólo la seguridad de tener su operística voz en vivo sino que también se agradeció su presencia escénica, con un vestido al tono de sus compañeros y con máscara, ganándose el gesto de pasar al frente y no sólo quedar a un costado como corista. Como novedad, Francesco Paoli, anteriormente baterista, se encargó con éxito de la voz principal y la guitarra en reemplazo de Tommaso Riccardi, quien hace pocas semanas dejó de formar parte del grupo. La hora de show se centró en el último lanzamiento, King, aunque hubo lugar para cortes de los álbumes anteriores, como “The Violation”, muy festejado por los seguidores. De hecho, por momentos dio la sensación que la mayor parte del público enloquecía con todo el material de los italianos, por lo cual les dejaron a los griegos la difícil tarea de causar una impresión mayor.

SEPTICFLESH apostaron a su discografía post-reunión, que arrancó con “Sumerian Daemons” en 2003. Si bien como fan de la primera hora esperaba alguna canción de la época cuando cruzaban caminos entre el doom y el death metal, con el material reciente armaron una sólida lista donde se destacaron canciones como “Communion”, “The Vampire from Nazareth” y “Anubis”, que en cuanto hubo ocasión, tuvieron sus melodías coreadas. El cuarteto helénico sabe como meter estribillos gancheros en medio de riffs apocalípticos y los presentes no dudaron en hacerlos propios. Hubo una ausencia, aunque con aviso, ya que el guitarrista Sotiris Vayenas (miembro fundador) casi no toca en vivo y desde hace varios años que es reemplazado por Psychon. De manera que se perdió el contraste entre su voz aguda y la ultragutural del bajista Spiros Antoniou. El frontman no intentó utilizar otra voz, y con firmeza se concentró en lo suyo mientras su hermano Christos sacudía sus dreadlocks entre acordes pesados. Se los notó algo incómodos a ambos, seguramente por cuestiones de sonido. Con “Prometheus“ cerraron el show, y apenas terminada la canción Sotiris se retiró por un costado para no volver a aparecer, en contraste con los músicos de Fleshgod Apocalypse, que se pasearon por el recinto una vez terminado su set. De todos modos, al público local se mostró satisfecho. Dos bandas del sur de Europa dejaron todo su oscura sensibilidad en una misma jornada, y eso fue motivo más que suficiente para agradecer.

Exequiel Nuñez

Fotos: Martín Darksoul



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons