INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

16 febrero, 2018
COSQUÍN ROCK (Día 2) – 11/02/2018 – Santa María de Punilla

Día 2 – DOMINGO (11/02/2018)
El inicio del último día fue un tanto irregular a nivel personal debido a la lluvia que aquejaba en mi ciudad, motivo por el cual llegué un tanto retrasado al predio para presenciar el comienzo del escenario Temático Heavy, perdiéndome las dos primeras bandas: STONE DOG y SIRIO. Ni bien ingresé estaba descargando todo su rock duro la banda bonaerense PATRÓN CONTROL, quienes sonaron muy contundentes.

Justo después y con las primeras gotas de agua, la actuación de PLAN4 fue una piña en la mandíbula. Es admirable lo que genera su cantante Javier “Knario” Compiano en su condición de showman por los movimientos que realiza de un lado al otro del escenario, agitando constantemente a la maza. La agrupación estuvo nuevamente a la altura y es una fija en el festival, siendo una banda consagrada y querida por el público del CR, quienes le brindaron su apoyo con los primeros pogos en la siesta Punillense, pese al horario y la llovizna que se hizo presente en gran parte de su show.

SICK PORKY que hacia su primera presentación en el festival de montaña, deslumbró a los presentes y mostró gran parte de su genial discografía. El cerdo suena cada vez mejor y no es para menos, el power trío de sus violas le dan una fuerza a sus canciones haciendo aún más poderosa su propuesta stoner.

Los siguientes en pisar el escenario Temático fueron LOS ANTIGUOS, segundo año consecutivo para la banda del Pato Larralde & Cía. Que dejó de ser una revelación en el CR para convertirse en una consagración. Desde su nave bajan riffs atronadores que prontamente te llevan a un viaje al más allá, donde la magnífica actitud del Pato al mando del micrófono se potencia con el resto del grupo. Es notable lo que esta joven banda ha logrado en los últimos años, siendo una pieza fundamental en la escena stoner nacional. Luego de brindar un grandioso set, en la última canción y como ya es costumbre, el frontman se arrojó al público como demostración de afecto a tanto cariño dado por parte de sus seguidores, para luego una vez devuelto al vallado perimetral, seguir saludando uno por uno a sus fans. A veces las pequeñas actitudes marcan la diferencia.

Con la última luz de día, el canciller del rock y su banda VITICUS brilló nuevamente en el festival. Uno de los bastiones fundamentales en la historia del rock duro de nuestro país demostró que todavía le quedan fuerzas y ganas para seguir rockeando. Fiel a su estilo, con campera de cuero y vestido de negro, repasó grandes clásicos no solo de su actual banda, sino que nos regaló varios de Riff, enloqueciendo a toda la audiencia. Aquí la fórmula es simple… ¡Que sea rock!

Para los más nostálgicos y como dijo el amigo Hernan Horniki en su crónica del XL Abasto “Las ganas de revivir el pasado glorioso de ÁCIDO ARGENTINO, por la banda más grande del heavy nacional, como fue Hermética” era una oportunidad imperdible para ver y disfrutar de aquellos históricos temas que no pude verlos en la docta el año pasado. Con tres de los cuatro jinetes de la “H”, Malón homenajeó de manera superlativa el veinticinco aniversario de este gran álbum. El banquete se presentó apetecible para el disfrute de cada canción, con un sonido muy digno. La emoción y los recuerdos de poder ver en vivo estas interpretaciones fue algo maravilloso.

Luego llegó uno de los shows más esperados por la gran mayoría de los metaleros, el de ASSPERA, la banda llegaba por primera vez al Cosquín Rock para “entregar” su ritual de metal bizarro. Sin lugar a dudas protagonizaron la sorpresa en el escenario Temático. Con una larga intro en off simulando un divertido viaje en avión, comenzó la cuenta regresiva para el despegue hacía “Villa la Verga”. El carisma que tiene con el público Richar Asspero, su cantante, fue algo para mearse de la risa, arengando en todo momento a realizar los pogos más intensos de toda la noche y con la frase, “vamos muchachos… es barro, no caca”, los Assperianos se fundieron entre el lodo y el headbanging. Su sonido y puesta en escena fue soberbia, magistral y hasta diría perfecta, sin dejar ningún detalle librado al azar, desde “la alta costura” de su vestimenta en diferentes pasajes de los temas, pasando por los personajes como El Rubio Salvaje, Dino Garca, la gigante y maléfica monja que desfilaron por el escenario, hasta tomarse el tiempo para promocionar en pantalla gigante led la próxima gran actuación de la “A” en el XL Abasto de la capital cordobesa, agendada para el 14 de abril. Se despidieron muy felices estos reverendos HDP agradeciendo a todos los presentes por tanto afecto y principalmente el respeto que le tuvieron. Una acertada apuesta por parte de la gente que diagramó la grilla, en colocar esta magnífica banda que le dio al espacio, el toque distintivo como hace años no tenía, incluso impactó de manera significativa en aquellos que los vimos por primera vez.

A diferencia del día anterior en el cual tuve que andar de aquí para allá entre dos escenarios, pasada la medianoche solo hice un solo movimiento que fue sacrificar el show de CARAJO para dirigirme al Principal y presenciar el show THE OFFSPRING, una de las leyendas del punk rock estadounidense que marcó la década en los 90. Plagados de éxitos, la banda californiana liderada por el cantante Dexter Holland y el guitarrista Noodles desplegó un atractivo concierto que se disfrutó de principio a fin. Su primera vez en el interior del país y que haya sido en nuestra querida córdoba a través del CR18, suma otro punto a su favor el festival de montaña. Con un sonido aceptable al que le faltó algo de potencia, el público cercano a las 40.000 personas pudo evidenciar que estos muchachos –con más de 30 años de trayectoria- todavía tienen pila para rato.

Finalmente volví al Temático para ver a la última banda que cerraría una edición más del Cosquín Rock dentro de este espacio. Fue ni más ni menos, HORCAS, quienes ofrecieron todo lo que se esperaba de ellos. Con el legendario Walter Meza como estandarte al frente del grupo, repasaron temas de su último trabajo, algunos clásicos y adelantos del próximo álbum. Algo para destacar por parte de la organización, fue que en la conferencia de prensa realizada antes de su show, el alma mater del CR, José Palazzo le hizo entrega de una plaqueta conmemorativa por su décima tercera participación consecutiva en el CR desde el 2005. Y ellos, decidieron que en su set, Martín “El Gringo” Brizio –reconocido periodista de la radiofonía metalera cordobesa- les hiciera entrega delante del público dicha mención. Esta distinción sirvió para que hoy después de tantos años, tengan la oportunidad de cerrar el Heavy como cabezas de cartel, algo que lo tienen bien merecido. Con esta presentación dieron inicio a la gira “Gritando Verdades Tour 2018”, que los llevará por distintos puntos de la argentina. Walter agradeció al comienzo por el aguante de siempre y de poder compartir esta fecha con todos los amigos y colegas de las otras bandas. Más allá de todo, noté sobre el final del show, a un Meza un poco frío y dejando en duda, la continuación del escenario Temático en la próxima edición. ¡Esperemos solo haya sido mi impresión!

No es fácil acabar la crónica con un “hasta el próximo año” porque fueron muchos momentos vividos y varios de ellos quedaron en el tintero, guardandolos para mí. Pero si destaco un año más la importante afluencia de público en el escenario Heavy. Si bien para algunos la propuesta no fue tan ambiciosa como en otros años, donde tuvo presencia internacional, a mi entender estuvo muy acertada en elegir las bandas participantes, ya que se disfrutó de muy buenas propuestas, de lo mejor que tiene hoy la escena nacional, desde el groove metal pasando por el rock duro hasta terminar con el metal pesado. Queda claro, que aún faltan muchas bandas nacionales muy buenas que pueden estar a la altura de pisar el escenario de CR, tal vez, los encargados de este Temático, tengan que mirar más en profundidad la escena y de a poco ceder el espacio para que puedan brotar nuevos exponentes, para eso hay que darles lugar.
Esperamos que en próximas ediciones la organización ponga más esmero en colocar el piso de plástico duro como sí lo hay en el escenario Principal, ya que este año el barro impidió que los metaleros puedan realizar con éxito el ritual por excelencia como es el pogo. En años anteriores por lo menos colocaron una lona que amortiguaba un poco el piso. Digo esto ya que nos merecemos el mismo trato que el otro público del escenario mayor, y además seamos sinceros, no cuesta tanto colocar por lo menos 20 metros cuadrados como para que los más fanáticos puedan saltar. Una buena idea también sería que implementen un sistema de tribunas tubulares de madera cerca de la torre de sonido, en los laterales, algo que no estaría mal y le daría un mimo más al público veterano en este sector. Otro aspecto a tener en cuenta, principalmente para la prensa es el acceso a una red Wifi, cosa que hizo imposible poder publicar el minuto a minuto en las redes sociales de lo que iba aconteciendo cada día.
Así se despidió un año más el clásico festival del verano cordobés: #CR18, destinado al rock, al metal y a otras yerbas. Durante las dos intensas jornadas y sus seis escenarios: la montaña, el público y las bandas disfrutaron de lo lindo y lo más importante que es la música, dentro de un paisaje maravilloso.
Agradecemos a Carlos Espinoza y Sol Carrara de Prensa Cosquín Rock por la acreditación al evento.

Crónica, fotos y vídeos: Rubén Rivadera



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons