INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

18 abril, 2008
NIGHTWISH + PAIN – 16/04/2008 – Sala La Riviera

Unas largas filas se observaron desde tempranas horas en la Sala La Riviera para poder ver en directo a los renovados Nightwish.  Hasta la fecha ha sido una incertidumbre de como se iba a desenvolver Anette, la nueva vocalista de estos fineses, ya que no es cosa menor, reemplazar a una excelsa mujer como lo es Tarja Turunen.

Pero una gran sorpresa me llevé cuando apareció sobre el escenario el vermut de la noche. Los PAIN y su líder Peter Tägtgren con su metal industrial, quienes se encargaron de abrir el recital con su explosivo “Same Old Song”, que sonó saturado, pero que a medida que transcurría el set se solucionaron los problemas técnicos de sonido. Tocaron 40 minutos intactos asombrando a la audiencia con su descarga metálica.  Estos suecos realizaron ocho canciones cargadas de entusiasmo y calidad compositiva y lo que más privilegio es su agresividad en directo.  Los temas que realizaron fueron: la versión avasalladora de “Eleanor Rigby” (The Beatles), “Zombie Slam”, “End of the Line”, “Just Hate Me”, “On and On”, “Nailed to the Ground”.  Se despidieron con “Shut Your Mouth” que fue muy coreada.  ¡Super poderosos! Pero le faltó por parte del público un poco de reprocidad o ánimo con respecto a los grandiosos temas que realizaron (tal vez no son muy reconocidos en España).

Luego de una hora de espera entre intercambio de equipamientos…esa inquietante interrogación acerca del nuevo camino que está recorriendo NIGHTWISHN se acortaba para dar rienda suelta a su nuevo show en directo.  Es cierto que hay un antes y un después desde la salida de Tarja Turunen (ex – vocalista) y la incorporación de Anette Olson a las filas de los finlandeses.  Pero como se rumoreaba desde hace tiempo, una cosa es su primer álbum como vocalista nueva en “Dark Passion Play”, pero otra cosa diferente es como se desenvuelve en directo.   Y a las 22 hs. Comenzaba a sonar la intro para dar paso a cada uno de los integrantes, entrando en primer lugar  Jukka Nevalainen que demostró una vez más que es un baterista divertido y muy atractivo, al igual que el simpático y bienventurado Emppu Vuorinen en las guitarras.  Y lo más esperado y observado por el público fue el ingreso de la señorita Anette Olson,  la cual dio todo lo que puede, hasta por momentos parece cansarse mucho, sobre todo en los tonos más altos.  Arrancaron con “Bye Bye Beautiful” la cual la realiza muy bien danzando al ritmo, asimismo con “For the Love I Once Had” que suena sensacional, aunque las orquestaciones se pierden un poco en vivo.

El problema surge con los temas clásicos de la banda que se la nota con miedo a equivocarse y con poca soltura o por lo menos que intenta agregarle a los temas su propia personalidad y no quedan bien, como lo fue con la afamada y épica “Wishmaster”, donde por momentos desafina y pifia los agudos, en cambio “Amaranth” o “Sahara” son ideales para esta valiente jovencita, que hay que admirarla por animarse a enfrentarse a un público ambicioso. Las canciones del nuevo álbum las realiza mucho mejor y está más encaminadas con su propia personalidad que demostró en las tablas, muy diferente a la elegancia y presencia de su anterior vocalista.  Es casi inevitable comparar, pero observé un Nightwish faltante de distinción, grandilocuencia y afabilidad.  El grupo estuvo muy entregado con el público especialmente Marco Hietala quien en cada presentación toma más protagonismo en los micrófonos, quién en amistad con la sueca le dio un descanso, mientras él con su voz tan aguerrida y poderosa entonó en solitario la balada “While your Lips are Still Red”.  Su líder y master Tuomas Holopainen como siempre está muy concentrado en sus teclas, y disfrutando de los nuevos pasajes que está transitando la banda.  No hubo cambio de vestuario por parte de Olson, aunque la nueva diva salió con una coronita de princesa en la cabeza para entonar la acústica “The Islander”, luego cantó la seductora “The Poet and The Pendulum”.  Un nuevo período ya había comenzado cuando sacaron “Once” y creo que después de este gran cambio de vocalista, un nuevo camino le espera por recorrer para lograr nuevamente una gran popularidad. Me gustó mucho como realizó “Come Cover Me” o “Dark Cheste of Wonders” que no la cantó tan mal agregándole toques poperos, y también la distinguida y sorprendente “Everdream”.

Llegando al final dejaron la celebrada “Nemo”, a la que le siguió “7 Days to the Wolves” le faltó más entusiasmo en directo, “Dead to the World”, y tras presentar a los miembros del grupo en forma de despedido sonó  “Wish I Had an Angel”.  Un show innovador por parte del grupo, con una nueva estética aniñada por parte de su vocalista, a la vez siguen manteniendo su fuerza y poder con encantadoras composiciones, pero con el tiempo podremos escuchar en directo un grupo más compacto o acostumbrarnos a la nueva era.

Sabrina Romero



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons