INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

3 julio, 2019
PÉSAME – 29/06/2019 – Casa Babylon

La fría noche del sábado 29 de junio, siguiendo la ruta por la cual nos trasladaba a la capital cordobesa se empezó a posar una espesa niebla sobre el camino del cuadrado y que continuó entrando la madrugada. La intensa bruma que había suspendida sobre el asfalto no hizo nada para detener nuestra marcha y perdernos semejante fiesta de hard rock que viviríamos horas más tarde. Pese a este inconveniente climático arribamos al lugar minutos antes de la medianoche, donde ya se podía notar la presencia de público esperando que abrieran la casa.

Una vez que abrieron las puertas y ya dentro del lugar, la espera que se hizo una hora más tarde de lo pautado fue indiferente gracias a la musicalización de DJ VOLUMEN que brilló con sus bandejas durante toda la noche en los intervalos entre las bandas, y que se extendió luego de finalizado el número central para que más relajados disfrutar de unos tragos y poder charlar con los integrantes de todas las bandas participantes. No era para menos ya que realizó un popurrí de grandes clásicos de las épocas más doradas del heavy/rock mundial.

Obnubilados por tantos recuerdos musicales alistamos nuestro equipo para presenciar a la primera banda en abrir la noche. De esta manera rompió el hielo STONE DOG con su característico hard rock metal matizado con alguna que otra melodía bluesera. Liderados por su cantante Marcos Giusti, vestido de cuero, cadenas y anteojos negros presentaron una serie de canciones que dejó conformes a un público que se iba acercando de a poco.

 

Luego subió la segunda y última de las bandas invitadas SMOKE SELLERS que llegó desde su ciudad natal Villa María y ofreció un show cargado de rock psicodélico. Segunda vez que veíamos a este cuarteto luego de su participación en el escenario del hangar Quilmes Garage de la edición 2018 del Cosquín Rock. Con poco más de una década vida, varios discos editados y gran proyección internacional, su perfil eléctrico y estética stoner representa una interesante propuesta a la hora de verlos en vivo. Comenzaron con una intro para luego arremeter con “Sangre Azul”, “Venus”, “Las Ramas”, “La Montaña”, “Hasta Donde”, “Nena Alien”, “Instant Carla” y “Mi Chica de Acero”, haciendo un repaso por toda su discografía. Para el final de su presentación se despidieron con el cover “Tontos” clásico del rock nacional de Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll haciéndonos viajar en el tiempo e impregnando el lugar con sonidos setenteros.

 

A las 3 am se abrió el telón y empezó a sonar la intro “Obertura” sumada a la inmensa pantalla gigante que cubría todo el fondo del escenario -la misma que usaron en la presentación oficial del disco debut el siete de mayo de 2017- comenzaron a proyectarse diferentes imágenes de la banda que retrataban el paso de estos 5 años de vida en fotos y fragmentos de sus shows más importantes. Luego de este corto comenzaron a entrar uno a uno cada integrante a ocupar sus respectivos puestos sobre las tablas de babylon: Fernando Yannello en batería, Daniel Tita en bajo, Cuerda Tarnavasio en guitarra líder y coros, más el agregado de Lucas Isaac en la otra viola y Hugo Ruiz en los teclados. Como ya es habitual en todas sus presentaciones en vivo vestido de frac y con la elegancia que lo caracteriza el reconocido maestro de ceremonias Fernando Belzagui se hizo dueño del micrófono para vociferar entre una tenue luz blanca que alumbraba su presencia: …será esta una noche para transgredir los rituales de la mente, para surgir del vacío exprimiendolas y viendo cosas, de nuestro primer gesto qué sueñan los demonios una noche como esta, el diablo a que le teme… con ustedes, con nosotros, aquí y ahora, hay melodíassss… en el aireeee… PÉSAME dando paso a su frontman Esteban Kabalin completando el sexteto, y hacer estallar literalmente los muros con su potente voz junto a sus compañeros, decididos a que el público que se acercó, el cual fue un número aceptable para estos tiempos que corren se fueran con el mejor recuerdo posible de su actuación. Y vaya si lo consiguieron, porque desde el principio con “La Tempestad” y “Cubo Rubik” la banda desató un verdadero torbellino de actitud que se llevó por delante cualquier expectativa. Siempre destacamos que EK es un ejemplo de vocalista, siendo uno de los mejores que posee la docta y defendiendo a la perfección todo el repertorio para esa noche, que incluyó temas tan reconocibles como “Nuevo Animal”, “Viaje Encarnación”, o los clásicos lentos “El Bronce y El Don” y “Hay Tormenta en Tus Ojos”. Lo cierto es que cuando uno se encuentra en medio de un público encantado por lo que está viendo, presenciando una actuación formidable, que transmite actitud y energía casi tangibles. Esto demuestra el buen estado de una formación como esta, las palabras llegan a sobrar. Hay que estar presentes para comprender lo que es disfrutar de un concierto de Hard Rock ejemplar de estos legendarios muchachos.

Promediando la mitad del set llegó unos de los momentos más destacados de la noche, que se plasmó con la presentación de material nuevo de lo que será su próximo disco. Aunque como dijo Esteban hay que amasarlos en vivo y en directo para que tengan rodaje. Así fue que volviendo al cuarteto original con Kabalin calzándose la guitarra y cumpliendo doble función interpretaron “Garpar y Laburar” seguida por un “Instrumental” de una ejecución poderosa que incluyó un solo de batería a cargo de Fernando Yannello y cerraron con “Pateá el Tablero” dejando a la vista que estas canciones prometen un material mucho más pesado que su flamante debut.

 

Su setlist cerró la marca de los noventa minutos de show pero fue suficiente para deleitarnos con temas como “Blanco Fácil”, “El Circo” en el cual volvió a subir El Maestro para hacer introducción, “El Juego” o “Canción del Miedo”, auténticos pilares dentro de la carrera de la banda que provocaron la lógica euforia de los presentes. Acercándose al final realizaron dos canciones con un invitado especial: Germán Della Rossa guitarrista de Juan Terrenal interpretando la excelente balada “Plegarias” y “Bendita por la Noche”. El cierre no podía ser de otra manera que con “Baguala del Dragón” (ojala la incluyan en el disco por venir) donde Kabalin -bajó a la pista para saludar y agradecer uno por uno a sus fans, y aquellos que querían retratar ese momento único con una selfie- que puso el broche final a una velada realmente mágica, en la que Pésame escribieron una noche más en el libro de los más grandes que tiene hoy la escena cordobesa. Ya cumplieron un lustro y van por más.

 

Bárbaro, enérgico, admirable, apasionado… son algunos de los adjetivos para describir este 5to aniversario de Pésame, aunque nos quedamos cortos, han cumplido con creces. Contaron nuevamente con las instalaciones de Casa Babylon ubicada en la zona del abasto, donde queda establecido que hoy en día está en el podio de las tres mejores salas en cuanto a sonido, luces y principalmente escenario de la docta. Con el agregado no menor de que la prensa trabaja cómodamente gracias a su entrepiso -abierto muy pocas veces para el público- pudiendo captar fabulosos registros e imágenes memorables.
En síntesis, no podemos más que celebrar el haber podido ser parte y cubrir para nuestro medio semejante acontecimiento musical, donde el entorno que envolvio a la fecha fue acorde a una verdadera fiesta de rock duro.

Crónica: Sabrina Romero y Rubén Rivadera.
Fotos y vídeos: Rubén Rivadera.



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons