INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

5 noviembre, 2017
SANTIAGO GETS LOUDER – 29/10/2017- Movistar Arena (Chile)

Para esta oportunidad y por ansiedad a la fecha, intentamos prever todos los mayores imprevistos, debido a nuestras experiencias en conciertos largos y tendidos, de dos a tres días de shows, acampadas, tours, vuelos retrasados, varados en el cruce de cordillera con auto por acumulación de nieve, etcétera.  Es por esto, que hasta como nunca, llegamos temprano al parque O´Higgins para retirar nuestras entradas, pensando que íbamos a esperar un rato largo y hacer fila, lo cual no tuvo que ser, y nos sorprendió que la organización tenía todo solemnemente preparado, hasta en sobre separado y ordenado por nombre y apellido, algo muy digno a imitar.  Durante el resto del tiempo hasta la apertura de puertas, aprovechamos para conocer el parque, almorzar algo contundente y prepararnos para una tarde bastante agitada. Siendo las 14 hs. ingresamos por la puerta principal, luego de una rápida requisa, empezamos a recorrer los diversos stands de merchandising, gastar algunas monedas en discos y parches que aquí no llegan ni en figuritas y por supuesto para conseguir algunas cosas inéditos. El movistar arena, ya lo conocíamos desde el año 2012, sabiendo que es el lugar más meritorio y cómodo para que estas bandas de renombre se hagan presente con un sonido impresionante por su acústica.

Puntualmente y como nos tiene acostumbrado el país vecino, en cuanto a eventos que hemos asistido, a las 14.15 hs. sobre el escenario externo del domo, denominado Talavera Stage, subía la banda nacional chilena TIRANO, quienes presentaron su thrash metal, interpretando algunas canciones de su disco “Awkan” y sorprendiendo a los primeros metaleros que iban llegando al recinto con “Lost”, cover de Kreator. Su set duró alrededor de treinta minutos, dándonos tiempo de llegar al Domo Stage.

A las 15.00 hs. se encendió una pantalla led gigante por encima del escenario, para avisarnos que VIMIC estaba por abrir este espectacular festival. La nueva banda de Joey Jordison, ex baterista de Slipknot, fue la encargada de seducir a la cuarta parte del público, que estuvo expectante en las primeras filas.  Ellos presentaron el material de su primer disco “Open Your Omen”, que será lanzado en el 2018. Dieron un set muy compacto, con un buen sonido, sin sorprender en demasía, sin embargo, se vió a una banda profesional que aún está preparándose para dar el gran salto. Su vocalista Kalen Chase, mostró en todo momento del set, intercambios de tonos en sus registros vocales acompañados de excelente músicos que sonaron muy ajustados.  

 

Sin descanso, partimos nuevamente hacia el exterior, para esperar a la ansiada banda TEMPLE, en esta oportunidad con el vocalista Ronnie Romero, actual cantante de Ritchie Blackmore’s Rainbow, quien regresó a su tierra para debutar con Walter Giardino ante un público interesado en escuchar los clásicos de la banda como: “Corte Porteño”, “The Man On The Silver Mountain”, cover a Rainbow, “Cacería” y “Neon Knights”, cover de Black Sabbath, fueron los más coreados por el público coetáneo de Romero.

 

Es un placer volver cada tanto a chile y poder presenciar este tipo de festivales en donde la organización está en todos los detalles e incluso a la hora de convocar y armar el listado de bandas participantes.  Un acertado lugar tuvo RATA BLANCA, que casi más de la mitad del público pudiera disfrutar de un set impecable.  Desplegaron todo su poder y profesionalidad sobre el escenario, ante más de 10.000 personas, las cuales quedaron anonadadas por  Giardino & compañía, quienes brindaron una performance impresionante, arrancando con  “Los Chicos Quieren Rock” de su último trabajo Tormenta Eléctrica, pero enloquecieron con sus canciones más clásicas como “Solo Para Amarte” y “Agord, La Bruja”, en tanto, llegando al final del set, lograron cautivar a los presentes, en donde el público pasó a ser el protagonista de las canciones más populares como: “Mujer Amante” y “La Leyenda del Hada y El Mago”, con las cuales el Movistar Arena se plagó de luciérnagas capturando ese momento mágico con sus celulares, que iluminaron todo el Domo al cántico de estas canciones. Con estos temas, se consagraron y cerraron un set majestuoso seduciendo hasta los metaleros más acérrimo del género extremo, a quienes se los veía corear los clásicos de la banda argentina de heavy metal. Nos emocionó ver que la rata tuviera todo el reconocimiento del público trasandino, demostrando una vez más, que es la banda argentina con mejor proyección en latinoamérica, recordándonos a su época más gloriosa.  


Nos encontramos de regreso en el Talavera Stage, ésta vez para presenciar a EGO KILL TALENT. Este quinteto brasileño propuso una descarga de movimientos headbanging y riffs poderosos, brindando un show lleno de energía y entusiasmo. Al comienzo se los vió muy emocionados saludando al público. En su set sonaron “My Own Deceiver”, “We All”, “The Searcher”, entre otras, aunque con “Sublimated” sus seguidores vibraron su rock/metal. Durante el corriente año fueron señalados por Google como uno de los 20 artistas brasileños más relevantes para 2017. Estos chicos paulistas están conquistando su espacio en la escena internacional y nacional de su país, vienen tocando por varios festivales con buenas críticas.  No pudimos quedarnos hasta el final de su set, porque el público se empezó a retirar para lograr acomodarse en el interior del Domo y conseguir una buena ubicación para poder ver lo más cerca posible al rey.

Claramente, la espera se hizo eterna y nos dió tiempo para comer y beber algo, también para visualizar tranquilamente cómo el equipo de stage terminaban de ajustar los detalles técnicos del gran escenario montado para Kim Bendix Petersen. La organización que realizaba el evento, Lotus producciones, realizó una versión animada del SGL simulando una invasión zombie en el domo, la cual era la publicidad del evento, que nos hartaron de pasar entre los intervalos y se podía apreciar en las pantallas laterales, al igual que los próximos shows venideros.

A las 19.15 como estaba estipulado, mientras el sol enardecía en las afueras de Santiago, el Domo -repleto de hombres y mujeres vestidos de negro que gritaban de emoción- se oscurecía para esperar al mensajero satánico. Al fin, llegó ese instante fascinante donde el telón de KING DIAMOND descendió y comenzó aparecer poco a poco todos sus músicos, y luego apareció Abigail, la cual se desplazó en escena en su silla de ruedas, mientras sonaba “Out From The Asylum”, de esta manera y por detrás de ella, apareció el señor diamante, para cubrir el recinto con las melodías de “Welcome Home”, las cuales pertenecen al álbum ‘Them’ de 1988. Sin lugar a dudas, seguidamente vinieron momentos más eufóricos con “Sleepless Night” y “Halloween” que sonaron extraordinarios.

Algunos inconvenientes técnicos con las luces hizo que KIng se retire por unos cinco minutos del escenario, diciendo que no podía seguir hasta que solucionaran el inconveniente, agregando que nos merecíamos recibir el espectáculo por el cual habíamos pagado.  A los pocos minutos, se resolvió el contratiempo y continuó su marcha a toda potencia cantando  “Eye Of The Witch”, detrás vinieron “Melissa” y “Come To The Sabbath”, ambas pertenecientes a su otra banda Mercyful Fate, canciones que fueron coreadas hasta el cansancio con headbanging incluido. La voz de King Diamond se encuentra casi intacta, a pesar de haber vencido un triple bypass, además su esencia carismática de los tiempos de los ´80 permanece fiel al género, sus cuentos de terror narrados en un dramatismo desquiciado se entremezcla con sus registros más agudos. Pareciera que uno está transitando una invocación maléfica mientras él junto a Jody Cachia van expresando esos poderes sobrenaturales, casi como hechizos. En el instrumental “Them” y “Funeral” del álbum Abigail, King, abre su ataúd blanco, tomando una muñeca en representación del cuerpo de Abigail y le clava un puñal desencadenando la locura entre sus fieles seguidores. La ambición artística-musical crecía con el pasar de las canciones más emblemáticas de toda la carrera de King Diamond. Le siguieron  “Arrival” y “A Mansion In Darkness” donde una vez más se percibió al detalle la estupenda voz de Diamond.  Sin embargo, este show fue impactante porque su teatralidad se encuentra muy sincronizada en momentos puntuales como por ejemplo en “The Family Ghost” y “The 7th Day Of July 1777”, cuando toma un muñeco falso, simulando un bebé, sube al segundo nivel de la escenografía y lo lanza.  Acercándonos al final, llegaba “Omens”, seguida de “The Possession”, todas las canciones fueron acompañadas por artistas que iban actuando a su lado, todo a la perfección, incluso hasta cuando ascendían y descendían por las escaleras de la escenografía.  Además de King, en esta noche, se lució a su lado, el histórico y virtuoso guitarrista sueco Andy LaRocque, mítico personaje que lo acompaña desde sus comienzos y compositor de gran parte de su discografía. El reconocido productor brilló con la bestia negra de seis cuerdas, la cual tenía aerografiada la portada de Abigail.

La mágica velada iba llegando a su fin, mientras King dedicaba el tema “Abigail” a Santiago, luego seguiría “Black Horsemen”, mientras caía una bandera chilena sobre el escenario, de fondo sonaba “Insanity”. El movistar arena explotó de emoción, fue emotivo ver como el domo alababa al rey y sobre todo los chilenos, que tuvieron la oportunidad de cumplir un sueño.  Por sobre esto, a los minutos, voló una bandera argentina, la cual no alcanzó llegar al escenario, esto nos hizo recordar que tampoco pudo llegar nuevamente a nuestro país, luego de tantos años, una pena, porque realmente fue espectacular la performance que brindó, es más, predijo con sus actos cómo se debe realizar un espectáculo de heavy metal o mejor dicho de black metal, de la primera oleada de los 80. Muchos seguidores argentinos debimos acercarnos hasta allí para poder cumplir un sueño más. Nuestra reverencia a este personaje de culto de la historia del heavy metal, un hombre respetuoso con su equipo de trabajo y lo más atrayente fue su magnífica cortesía al final del concierto, cuando agradeció a todo el público, recorriendo a lo largo del escenario y principalmente saludando a cada  rostro pintado de forma personal que yacía rendido a sus pies sobre el vallado del campo.

Ahora sí, habíamos disfrutado de tan impresionante espectáculo que ya no teníamos muchas expectativas sobre Megadeth. Aprovechamos a tomarnos una cristal 0% alcohol, ja! para esperar sentados a Mustaine & Cía. De igual modo, Megadeth es una de esas bandas que vimos muchísimas veces sobre las tablas y seguramente en sus mejores etapas, pero siempre es interesante disfrutar el show con nuevas canciones de uno de los cuatro exponentes del Big Four. De repente, el escenario quedó vacío de parafernalia y con solo una pantalla led gigante que ocupaba todo el largo y ancho del escenario, apareció, un poco retrasado MEGADETH, quienes arrancaron un set explosivo con bastante munición clásica con “Hangar 18” pegado “Wake Up Dead” y el multiespacio reventó a puro mosh y headbangers.  A esta altura de la noche nos quedaba casi nada de memoria en la cámara, solo pudimos filmar algunos minutos del comienzo y por supuesto el momento más colorido de la noche, que fueron las bengalas.

Realmente sorprendió la energía que aún quedaba en el campo ante tanto pogo, gritos y saltos.  Sí King Diamond es una realidad teatral itinerante, la puesta en escena de Megadeth es pura realidad virtual, con pocas herramientas brindan un show intenso y eficiente para cualquier thrasher actual.  Es evidente que en Chile, también son tan populares como en Argentina, tal vez, en menor medida es la vehemencia que tienen sus seguidores.  Mientras sobre la pantalla se pasaba animaciones referidas a cada canción transcurrían “In My Darkest Hour” y “The Threat Is Real”.  Recién en “Skin O’ My Teeth”, el colorado Dave, saludó al público, apoyado por un reto de voces entre las tribunas para conocer cuál de las tres gritaba más fuerte.  En ese preciso momento se hacía visible la primera bengala de la noche, la cual a más de uno de los argentinos presentes, sentimos una doble sensación, por un lado cuánto hace que no vemos bengalas en un recital, que le dan un marco festivo y colorido como si estuviéramos en una cancha de fútbol y por otro lado nos hizo recordar al lamentable suceso que tuvimos en nuestro país con Cromañón, que a partir de esa tragedia se prohibió en nuestro país.  Continuaron con “Dawn Patrol”, luego “Poison Was The Cure”, detrás la poderosa “Trust”. Los clásicos fluyeron como agua corriente, entre ellos interpretaron seguidamente: “Take No Prisoners”, “Sweating Bullets” y la archi-conocida “A Tout Le Monde” siendo cantada por todo el público presente, que además transpiraba a más no poder. Sabemos bien, que el año pasado editaron “Dystopia”, de la cual también hicieron su homónima, mientras aparecía sobre el escenario, Vic Rattlehead, quién provocó un gran impacto en sus fans.  Sin embargo, “Mechanix” y “Symphony Of Destruction” con el estribillo coreado de “Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth” incluido, el público en el campo no paraba de girar al ritmo del mosh.  Para terminar esta cruzada metalera se paseó nuevamente Vic por el escenario para avisarnos que llegaría el final del concierto con “Peace Sells” y para coronar esta velada impresionante con “Holy Wars…The Punishment Due” saludaron y se alejaron del escenario llevándose consigo los fuertes aplausos de todo el domo.

Las vueltas de la vida muchas veces son como un circulo, después de casi dos décadas nos encontramos en este semejante festival trasandino con gente amiga y muy querida que conocimos en nuestros comienzos en radio, como son Ricardo Puigros -siendo por aquellos años el fundador del fanzine Ojo Metálico, hoy alma mater y director de una de la pocas y prestigiosas revistas en edición papel como es Efecto Metal, con tirada nacional- y Sergio Giambruni -también colega de radio en esa época en A Pura Sangre. Un hermoso reencuentro que con el paso del tiempo reconforta el alma y solo esta música nos puede regalar. Gracias al destino que nos puso nuevamente en el camino y haber podido charlar unos minutos, teniendo esa misma sensación de cuando parabamos y coincidiamos en conferencias de prensa, conciertos o simplemente en un bar para compartir unas birras, que son…dos grandes tipos y lo lindo de esta historia es saber que seguimos de igual manera, con ese respeto y admiración mutua. ¡Salud Amigos! se los quiere y aprecia mucho.

Un análisis final, se inclina, luego de una larga jornada, que el festival Santiago Gets Louder ha cumplido nuestras expectativas al máximo, a pesar del cansancio, valió la pena y nos deja soñando con una tercera edición. Es inevitable no dejar de reconocer que nuestros hermanos chilenos tienen una escena grande y poderosa, además, hay que considerar que tuvieron un enorme respeto hacia los grupos que no les interesaba, asimismo, contemplamos su apertura musical.  Mención especial que acompaña a la crónica, es nuestro agradecimiento a nuestras familias que con el paso del tiempo nos siguen bancando nuestras locuras, permitiéndonos poder disfrutar de esta música que tanto amamos, cuidando hoy de nuestro hijo. 

Rubén y Sabrina



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons