TARJA – 24/11/2017 – XL Abasto

Tarja supo sembrar su carrera en solitario con un éxito increíble, con discos diversos, unidos por su inimitable voz. Su gira mundial “The Shadow Shows 2017” se esperaba con ansias y su visita por tercera vez a Córdoba estaba señalada en el calendario desde el mes de mayo. En esta ocasión, el reducto fue XL Abasto y los teloneros anfitriones para calentar el ambiente fueron los locales Xilphide.

La apertura de puertas estaba prevista para las 22 horas, sin embargo se demoró el ingreso del público que se encontraba en la adyacencia del lugar. Una vez que abrieron puertas, y a medida que iban ingresando los primeros espectadores se comenzó a escuchar de fondo XILPHIDE sobre el escenario, mientras continuábamos en la fila para entrar. Realmente una pena no haber podido ver al grupo, ya que cuando logramos ingresar estaban realizando su última canción, aunque comprobamos en el final que se ganaron la atención de los asistentes gracias a su vocalista Dina Gleria, que sorprendió con sus registros vocales. En tanto, el público respondió de forma muy positiva con aplausos ante la propuesta de Xilphide, que resultó familiar y afín al gusto general de los presentes. Suponemos que han sido un hallazgo para los que gustan del metal sinfónico.

El plato fuerte no se hizo esperar demasiado y la finesa TARJA TURUNEN salió a las 23.35 hs. rodeada de una banda de primer nivel conformada por Kevin Chown (bajo), Christian Kretschmar (teclados), Max Lilja (cello), Alex Scholpp (guitarra) y Timm Schreiner (batería). Su actuación dio comienzo con una intro, seguida de ”Demons In You” de su último trabajo The Shadow Self (2016), en donde se supera así misma, del cual además, pudimos apreciar las bellas “Undertaker”, “Love To Hate”, “Too Many” y la potente “Calling From The Wild” durante la noche. Por detrás de ella, nos cautivaron con dos medley consecutivos, el primero fue sobre su ex-banda Nightwish, que arrancó con “Tutankhamen/The Riddler y Slaying The Dreamer”, y que constituyó uno de los momentos más memorable de la noche. El segundo popurri fue en formato acústico y presentó “Until Silence/The Reign/Mystique Voyage/House Of War y I Walk Alone”, brindando otro momento especial y mágico con su banda y el público.

Todo esto seguido por el primer cambio de vestuario. Minutos antes de interpretar “Little Lies” se atrevió a dejar un mensaje concientizador sobre el cuidado de la naturaleza. Lo más sobresaliente de Tarja es su presencia escénica, tan elegante y majestuosa, manejando a la máxima perfección los tiempos, movimientos y espacios sobre el escenario. La puesta en escena fue bastante minimalista, salvo en algunas canciones que fueron pasando imágenes de los videoclip sobre los paneles led de fondo. De todos modos, toda su banda contribuye a que se mantenga un dinamismo constantemente durante todo el set, en el cual también pudimos oír canciones de The Colour In The Dark (2013), tales como: “500 Letters”, “No Bitter End” y la magnífica “Victim Of Ritual” que se fueron intercalando con su trabajo más reciente. Aún así, la atrapante y oscura “Lucid Dreamer” fue el corte más sorprendente de esta luna resplandeciente, en la cual Tarja demostró una vez más toda su versatilidad vocal y la experiencia de sus veinte años de trayectoria al frente del micrófono. Lo más impresionante son sus expresiones mientras canta al unísono, pareciera que sus cuerdas vocales se van a desgarrar de su garganta, sin embargo no se queda sin aliento y llega muy cómoda a su tono de soprano lírica.

El último cambio de vestuario, mostró a Tarja con un vestido blanco angelical, manteniendo las plumas negras junto a los bises: “Innocence”, “Die Alive” y “Until My Last Breath”, estas últimas tres canciones marcaron el final de su tercera presentación en la ciudad de Córdoba. Finalmente, cerró con la sorprendente “It’s A Hit Song (outro)”. Más allá de tener un setlist atractivo, fue corto pero muy aceitado y potente, aunque nos quedamos con esa constante sensación de seguir disfrutando de su hermosa voz.
Todos sus seguidores vivieron con mucha intensidad todo el concierto, desde el primer momento, pasando por los clásicos, que no dieron intervalo en las casi dos horas de show. La finlandesa es toda una diva y artista profesional, que logra emocionar con su inconfundible voz, trasladándonos a horizontes extraordinarios.

Si bien, todo sucedió como estaba esperado, nos quedamos con una sensación no muy satisfactoria de lo sucedido con la banda soporte. Esta situación poco agradable solo lo habíamos vivido en grandes festivales como en los Monster Of Rock de Buenos Aires y en algunos Cosquín Rock, que suelen abrir las puertas mientras el público recién está ingresando. Por ende, el show de las primeras bandas lo suelen ver muy poca gente. No recordamos en Córdoba Capital otra circunstancia similar con lo sucedido el viernes por la noche y sin conocer el motivo del retraso, sería bueno que revisaran para futuros recitales, la apertura de puertas de una o media hora antes de las bandas teloneras, porque son quienes mantienen viva la escena local y para darles la oportunidad de mostrar su arte ante una mayor cantidad de público. No obstante, agradecemos una vez más a la producción del evento por darnos la posibilidad de presenciar otro show internacional de primera línea.

Rubén y Sabrina

Deja tú comentario