INICIO | NOTICIAS | ENTREVISTAS | RESEÑAS | CRONICAS | ¡NO TE RINDAS! | REQUIEM | CULTUM | NOSOTROS | STAFF | CONTACTO

EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol



EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsEspañol


Compartir:

17 julio, 2017
VITAL REMAINS – 11/07/2017 – Museo Rock, CABA

Las visitas de bandas internacionales de death metal suelen ser bastante dispares en esta parte del mundo. Ya tuvimos a una buena parte de los nombres más reconocidos, como Cannibal Corpse, Deicide, Obituary, Suffocation, Incantation, Carcass, Napalm Death, Nile, etc. Algunas de éstas repitieron su show en más de una ocasión en Buenos Aires, aunque hubo años en que los conciertos de este género escasearon. Y sobre todo, aún quedan muchos actos de segunda línea por venir. Incluidos en esta categoría, los estadounidenses Vital Remains, una de las agrupaciones de death metal más longevas en actividad y que hasta ahora nunca había pisado suelo porteño, saldaron la deuda de forma más que honrosa.

Cuando ingresé al local de Liniers ya estaba tocando el primer soporte, BURDEN RAGE. Nunca los había visto en vivo, y resultó una experiencia que me debía: death metal técnico y brutal, tan intrincado como agresivo. El cantante Gonzalo Roland, el miembro más reciente del quinteto, lidera con convicción la propuesta, mientas los guitarristas Martin Madariaga y Pablo Toiran intercambian cambiantes riffs desafiados por una no menos variable base, a cargo del bajista Jorge Furno y el baterista Eduardo Turco (este último, un experimentado músico con un largo currículum: Ritual, Jesus Martyr, FinDuMonde, Embodiment). Para el final, cerraron con una de las canciones que serán grabadas en su segundo disco, “Red Ruins”, la cual tiene un innegable gancho por encima de las bases complicadas.

INFLECTION posee una propuesta más tradicional de death metal, con dos voces, una de ellas a cargo del bajista, Huguito. Aunque su micrófono no se escuchaba tanto, y recién con la entrada de un invitado en la voz se realizó el juego entre distintos tonos guturales.

El tercer y último invitado fue PRION, quienes también estuvieron involucrados en la organización junto a Macabra Producciones. Con tres discos en su carrera, innumerables conciertos y giras en el exterior, el trío de death metal no tiene problemas en encarar este tipo de eventos. Su estilo posee pasajes densos y enrevesados, en los que se luce el baterista Flavio Coscarella, quien se integró el año pasado. Si bien el horario del evento estaba algo atrasado, tocaron media hora, sin fisuras en la ejecución.

Para el momento en que el acto principal se preparaba para su set, ya se habían acercado cerca de 200 personas. Un logro en estos días de vacas flacas y de abundancia de eventos similares, tanto a cargo de grupos locales como próximas atracciones internacionales. Pero con la expectativa que había generado VITAL REMAINS no alcanzaba, y Brian Werner se encargó de sacarle el mayor provecho a esa audiencia. La introducción “Where Is Your God Now” dio lugar a “Icons Of Evil”, tal como sucede en el último álbum del mismo título, y al parecer el cantante notó que faltaba algo de movimiento entre los fans. Así que en el tema siguiente, “Scorned”, no dudó en tirarse al público para arengarlos a comenzar el pogo.

Si bien Vital Remains no edita un álbum de estudio desde hace diez años, a diferencia de otras agrupaciones de su camada vienen tocando de forma ininterrumpida desde que comenzaron, a fines de los 80s, siempre con el guitarrista Tony Lazaro comandando. Ya realizaron un par de giras latinoamericanas previas a esta, y recién este año llegaron a Argentina. Sin dudas están más que preparados para el escenario, sobre todo con los músicos de ingreso más reciente. Tal el caso del baterista Eugene Ryabchenko (de origen ucraniano), capaz de llevar adelante velocísimos blast beats y a la vez realizar headbanging. Por su parte, el joven Dean Arnold es un guitarrista que ocupa de forma merecida el lugar del también virtuoso Dave Suzuki. Puede recrear sin problemas los solos de tinte neoclásicos de su antecesor, así que estuvieron de más los gritos de un borracho que pedían por el anterior guitarrista. Y estuvo de más también la contestación del frontman, quien aclaró que hace varios años que Suzuki no forma parte de Vital Remains.

Werner tuvo la tarea de interpretar material de los álbumes Dechristianize e Icons of Evil, que fue originalmente grabado por Glen Benton, de Deicide, ayudado en los gritos agudos por el bajista Gator Collier. No tuvo problemas en ocupar ese lugar, y desde su puesto fue el encargado de provocar constantemente a la audiencia para que reaccione acorde a la intensidad que surgía de los equipos. Antes de “Hammer Down The Nails” propuso el wall of death, aunque la impaciencia del público llevó a que no se realice de la manera en que se ve en otras latitudes.

Hubo lugar para una canción nueva, “In A World Without God”, aunque también fueron hasta su segundo álbum, Into Cold Darkness, con “Descent Into Hell”. Mientras que “Forever Underground”, del álbum del mismo título, cerró la hora de concierto. Para el final, ya casi llegando medianoche, Werner pidió luces rojas antes de la introducción “Let The Killing Beging”, para lucir “como si estuviera en el Infierno”. La despedida fue con “Dechristianize”, y para entonces no quedaban escépticos. Ya habían aclarado que Lazaro no se encontraba bien de salud, lo cual no impidió que junto a sus compañeros nos convencieran que Vital Remains se encuentran entre una de esas bandas del metal de la muerte que no hay que dejar escapar cuando se tiene la oportunidad de verlos en vivo.

Exequiel Nuñez



Compartir:




- Córdoba Cartelera
- Bandas Cordobesas
- Medios y Prensa
- Bares y Espacios Culturales


- Cartelera Internacional
- Enlaces
- Archivo (por Año)

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Portal Web de noticias sobre el maravilloso mundo del metal nacional e internacional, dedicándonos especialmente a la escena local de Córdoba, Argentina.

 

Licencia de Creative Commons