MATINE HARDCORE – 15/12/2019 – Casa Encendida

“Última Matiné Hardcore del año” anunciaba el flyer que circulaba en posteos de las redes sociales, al igual que en algunos postes de cemento ubicados en estratégicos rincones de la city, tal como se acostumbraba a anunciar décadas atrás cuando la modernidad no bombardeaba de sobreinformación nuestros sentidos a través de los aparatos móviles. El espíritu no se desvanece mientras alguien lo invoque desde algún oscuro tugurio lejos de las concurridas avenidas consumistas, así como el romanticismo no muere mientras algún nostálgico continúe proyectando sus íntimos ideales de tiempos pretéritos sobre los actuales. Pocos géneros musicales despiertan tan nobles sentimientos de unión, camaradería, solidaridad y autogestión, fundamentado en ese romanticismo por las épocas en que la semilla germinaba tenaz para nunca quizás alcanzar grandes alturas con sus ramas, pero si para extender sus raíces subterráneamente alrededor del globo, siendo en definitiva lo más importante, lo más trascendente, mantener las raíces. Así es hoy en día y lo seguirá siendo, pasarán generaciones con distintos representantes, distintos voceros en distintos momentos socioculturales pero la esencia siempre va a ser la misma, pues hay una forma de vivir, de pensar y de actuar en consecuencia; de percibir el entorno y relacionarse con el mismo fortaleciendo de esta manera las raíces antes mencionadas, logrando incluso que el género trascienda lo meramente musical. El domingo pasado fue en Casa Encendida, más durante el resto del año otras puertas también se abrieron para dar vida al movimiento, como es el caso de la Kame House, Casa Flora, Cabezas de Tormenta entre otras que se siguen sumando a la causa. Músicos que aparte de hacer música, hacen feria, hacen puerta, hacen sonido, organizan y son público a la vez; público que aparte de espectador también hacen todo lo anterior, apoyan, se involucran. Todos sin diferencias, todos tirando para el mismo lado.

…Pleno barrio Güemes, a una cuadra de la cañada se ubicaba la mentada Casa Encendida. Un amplio patio se ofrecía para armar el backline mientras adentro el espacio estaba destinado para la feria. Desde temprano el lugar se iba colmando de cuerpos que ya se han habituado al horario de matiné (otra lucha ganada), pudiendo así disfrutar de la banda encargada de la apertura: NEGACIÓN, quienes aprovecharon para además de tocar los temas de su EP debut, presentar algunos temas nuevos, con los cuales dejaron entrever una tendencia hacia el hardcore más moderno dejando un poco de lado su impronta thrash que prepondera en su placa, ahondando en break down y beat down además del groove característico con un sonido robusto, demoledor. Uno de los mejores momentos de su set se presentaría con “Océanos de Sangre”, con Paulo Hell dejando la garganta en cada frase, y apoyado también por las propias gargantas del público que no tardó en romper el hielo.

Le seguirían los muchachos de P.M.A. (PENSAR MÁS ALLÁ), dueños de un cancionero envidiable, digno de ser coreado de principio a fin, tal como ocurrió el domingo, siendo “Para Adelante” uno de los predilectos por la gente para tal efecto, un clásico instantáneo. Al igual que la banda anterior, aprovecharon para tocar los temas de su disco debut de este año y para presentar algunos nuevos, reafirmando su estilo Hardcore de la vieja escuela neoyorkina. Habría tiempo para un cover de otra mítica banda cordobesa, “Lucha Social” de Causa de Acción, y para finalizar con “Contra las Cuerdas”, otro gancho directo a la mandíbula de manufactura propia.

Luego, el turno sería de los anfitriones, C.D.I. (CULPABLE DE IGNORANCIA), quienes llegaban con nuevo disco bajo el brazo, listo para ser presentado ante sus huestes “Resistencia a la Autoridad”. Es notable el crecimiento de la banda en cuanto a riqueza de arreglos a partir de la inclusión de una segunda guitarra a cargo de Andy Abregú, quien junto con el Negro Jack, forman una dupla por demás eficaz, potenciada además por la contundente base rítmica de Fachero en bajo y Pablo Abregú en bata. Y si a eso se le suma el carisma del Gordo Escoria en la voz, el combo resulta explosivo. Su estilo también bebe directamente de las influencias del hardcore de Nueva York, con un fuerte componente metálico (Madball y Biohazard como referencias ineludibles). Otro de los grandes momentos de la noche se produjo cuando sonó “Imperio Gris”, otro tema que ya se ganó el mote de clásico, siendo prueba de ello la manera en que fue cantado y agitado por todos los presentes.

Luego sería el turno de DISNOMIA, ejecutando una lista que mezcló temas viejos con temas nuevos, apostando por la velocidad y la agresividad ante todo. Pasada la medianoche su derrotero ruidoso se vería interrumpido por la irrupción de la policía por denuncia de algunos vecinos intolerantes de siempre que nunca faltan. Sin embargo esto no opacó la gran noche que llegaba a su final de manera satisfactoria por el deber cumplido. “Si esto no es el under, ¿el under dónde está?” sentenciaba Blasfemor micrófono en mano luego de extinto el último acople. La pregunta obviamente era retórica y su finalidad funciona como corolario perfecto de la pletórica jornada.

Crónica y videos: Juanlón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*