ENTREVISTA A FRANCESCO GALLINA

Desde Italia, país influyente y cuna de la cultura, reconocido por su arte y sus numerosos monumentos, en donde se gestaron importantes obras maestras del renacimiento, nos acercó mágicamente a FRANCISCO GALLINA, escritor y redactor en medios sobre Heavy Metal, quién en marzo de este año publicó su nuevo libro Dipinto Sull’Acciaio – Del Rapporto tra Heavy Metal e Pittura – “Pintado sobre acero, de la relación entre el heavy metal y la pintura” (en español). A partir de esta noticia, nos pusimos en contacto con él para conocer en profundidad esta importante y minuciosa investigación que realizó y pudo llevarla al papel para compartirla con la escena mundial del metal.

Truenos Metálicos: Hola Francesco. ¿Cómo estás? Muchas gracias por conectarte con nosotros y ponernos al tanto de esta obra. Será un placer poder conversar contigo sobre esto.

Francesco Gallina: Hola Chicos. Estoy bien y siempre soy el que agradece el interés de: Dipinto Sull’Acciaio – Del Rapporto tra Heavy Metal e Pittura (Italiano) “Painting on Steel – The Relationship Between Heavy Metal and Painting” (Inglés) o «Pintado Sobre Acero – de la relación entre el heavy metal y la pintura». El placer de hablar de ello con Truenos Metálicos es ciertamente mutuo.

TM: Para comenzar nos gustaría conocer ¿Cuándo descubriste la pasión por el rock & heavy metal y por la escritura?.

FG: Prácticamente nací con los dos. En cuanto a la música, siempre he tenido predisposición a los sonidos fuertes y ya a los 7/8 años escuché los discos de mis primos mayores. Así que bandas como Genesis, Deep Purple y cosas así. Luego, alrededor de los 12 años, conocí el punk de Discharge y GBH y el metal de Saxon de DENIM AND LEATHER. Poco después de Iron Maiden y desde allí, fue como un emigrante que regresa a una patria que no sabía que tenía. Ahora tengo 54 años y sigo aquí, entre sonidos distorsionados, cuero y tachuelas. Sobre la escritura creo que fue mérito de mi padre. Cuando nací, además de pensar en las cosas habituales que se necesitan para un recién nacido, me hizo buscar una biblioteca completa de todos los libros para niños de 0 a 12 años que existen en el mercado. De “Los chicos de la calle Pál” a “La vuelta al mundo en 80 días”. Además, estaba su biblioteca en la casa, con cientos de libros de todo tipo. Desde novelas hasta libros de arte, desde biografías hasta ensayos de ciencia e historia. Así que crecí en este tipo de entornos y desde muy joven jugaba a escribir artículos como si fuera un periodista. Se puede decir que mi destino ya estaba escrito :-D.

TM: Por otro lado que nos cuentes sobre tu trayectoria, ¿Cuándo te iniciaste cómo redactor?, ya que además, participaste en varios medios como fanzines, webzine, reseñando de álbumes, ensayos, etc.

FG: Después de comenzar a los 16 con un fanzine, a los 17 comencé a escribir para “Inferno Rock”, la primera revista italiana dedicada al heavy metal que se distribuye regularmente en los quioscos, solo para rendirme un poco cuando tuvo que cerrar por problemas económicos. Cuando Internet comenzó a ser un medio para todos, a principios de la última década, comencé de nuevo con un webzine llamado metallized.it que gradualmente se convirtió en uno de los más importantes de Italia. Continúo escribiendo reseñas, artículos e informes en vivo para esta revista incluso hoy y actualmente tengo más de 2000 publicaciones en mi haber. En general, además de haber escrito para webzines y revistas en papel, he participado en varios libros de otros escribiendo sus prefacios o colaborando en diversas capacidades y escribiendo algunos cuentos por mi cuenta, pero sobre todo he publicado tres ensayos en mi nombre: “Mujeres Rocciose – 50 retratos de rock femenino” que trata de analizar el papel de la mujer en el mundo del rock desde los años 60 hasta la actualidad, luego “Adepti della Chiesa del Metallo”, ensayo sociológico sobre el metal utilizado como método de análisis para nuestra sociedad y mucho más, por eso el pasado mes de marzo el volumen del que estamos hablando.

TM: Desde hace varios años venís trabajando en los medios. ¿Qué te motivó a escribir este libro vinculado a la pintura con el heavy metal?.

FG: Una especie de misión me ha guiado desde el principio: demostrar en blanco y negro cómo el heavy metal es un poderoso vehículo de cultura basada en valores positivos e importantes como la hermandad, la solidaridad y el amor por el arte y la belleza. Ciertamente, no es un mundo hecho de ruido por sí mismo y frecuentado por personas rudas y de mala reputación, como muchos todavía parecen pensar en todo el mundo, a pesar de la evidencia y la evidencia de lo contrario. Con “Dipinto Sull’Acciaio” quería escribir un volumen que mostrara a todos cómo y en qué medida la cultura artística del mundo y la forma de pensar y pintar de los grandes del pasado y del presente era similar a la de muchas corrientes del heavy metal, comenzando con el uso de pinturas famosas como portadas de álbumes de metal.

TM: ¿Podrías reseñamos brevemente de qué se trata el libro?, ¿Cómo organizaste los conceptos del contenido? ¿Cuál fue tu intención en redactarlo?.

FG: Ya les he hablado de la intención: poner de relieve cómo no hay otro género musical tan conectado con los grandes movimientos culturales de nuestra historia. En este caso la pintura. Es inevitable, sin embargo, hablar así también de historia, ciencia, geografía, filosofía, sociología y mucho más. En cuanto a la estructura del libro tenemos una primera parte dedicada a algunos “tótems”, es decir, un pequeño grupo de pintores antiguos y modernos que he elegido como embajadores del libro por ser muy conocidos por el público del metal. Por ejemplo Bosch o Hans Rudi Giger, el padre de Alien. Luego paso a corrientes pictóricas como el Romanticismo, el Simbolismo y los Prerrafaelistas y cierro la primera parte con un repaso desde el siglo XIV al XX hablando de muchos otros pintores “canibalizados” por los músicos del metal. Esto es para demostrar cómo el interés del heavy metal por la pintura se extiende a un enorme lapso de tiempo que, además, podría haber sido tratado de una manera aún más amplia y con black metal para marcar la mayoría de los pasajes. En la segunda parte, sin embargo, después de haber mencionado la escultura y la fotografía, hablo de algunos ilustradores/diseñadores que han realizado portadas muy importantes tanto por su impacto estético como a menudo también por la calidad de los registros a los que están asociados, indicando su relación con el arte de siglos pasados ​​y las influencias de éste, invadiendo repetidamente el mundo del cómic. Los capítulos individuales están organizados en tres partes: biografía del protagonista; álbumes que utilizan sus trabajos (desde los más conocidos, hasta los demos más raros producidos por grupos semi-desconocidos); juicio crítico sobre su valor y por qué es artísticamente importante y filosóficamente vinculado al metal. Esto además de los capítulos dedicados a las distintas corrientes pictóricas u otros temas. Por cierto, también se mencionan algunas bandas argentinas, por ejemplo: Axsem y Wolfdusk.

TM: ¿Cuál de los dos procesos te llevó más tiempo, de escritura o de investigación?.

FG: Dada la extensión del libro (500 páginas), sin duda el tiempo para dedicarlo a la escritura es mucho, pero mucho más estresante es el necesario para la búsqueda y selección del material y fue más o menos el mismo para los dos anteriores. Luego tuve que decidir con quién hablar y a quién dejar fuera. Quizás más aún para la segunda parte, la dedicada a la ilustración moderna y en menor medida a la escultura y la fotografía. También porque organicé todo de manera personal, optando por evitar hacer un copiar/pegar simple e impersonal. En el libro no solo está la escritura real, sino una enorme masa de datos en forma de noticias, anécdotas, citas, nombres, fechas, grupos, álbumes (incluso no metálicos, a veces), pinturas y mucho más. Además, no solo fue difícil obtenerlos y en muchos casos traducir todo al italiano, ya que por razones obvias tuve que recurrir a muchas fuentes extranjeras, sino que el orden que elegí para insertarlos en la redacción es peculiar y ninguno de los mismos pocas fechas de base existentes habían elegido mi enfoque. Por lo tanto, tuve que extrapolar toda la información que se consideró adecuada e insertarla en el libro de una en una en el lugar correcto, siguiendo la filosofía del discurso. Por no hablar de los descartados, pero leer de todos modos. Realmente un trabajo estresante. Luego calcula la verificación cruzada necesaria de cada dato utilizado. Si consideras que estamos hablando de miles de cheques de múltiples fuentes que no siempre concuerdan y un manuscrito a completar lógicamente en la fecha prevista de entrega, te aseguro que fue realmente estresante.

TM: ¿De qué manera se puede conseguir el libro? ¿A través de que editorial y/o distribuidora? ¿Está en formato digital?.

FG: El libro vuelve a publicarse impreso sólo para Arcana Edizioni, la editorial italiana más importante en este campo. Contando con la distribución Feltrinelli, por lo tanto, se puede encontrar en todas las librerías italianas y se puede pedir desde el extranjero en sus respectivos sitios. Además de esto, “Dipinto Sull’Acciaio” está presente en todas las plataformas digitales como Amazon, etc.

TM: ¿A qué ilustrador seleccionaste para que realice la portada de este libro?.

FG: Esta pregunta me da la oportunidad de hablar sobre los invitados que aparecen en el libro, a quienes agradezco mucho su participación. Todos también han permitido el uso de sus ilustraciones. La portada es de Paolo Girardi, (ilustrador de Manilla Road, Dark Quarterer, etc.) quien también participa con su intervención escrita, así como todos los demás. Tenemos otro y una pintura en la contraportada firmada por Mario Di Donato (Unreal Terror, The Black y pintor consagrado), luego está la presencia de Enzo Rizzi (diseñador y autor de Heavy Bone: la historia del comic rock, etc.). El prefacio es de Eliran Kantor (ilustrador de Testament, Helloween, etc.) y el epílogo de Steve Joester (fotógrafo de Judas Priest, Rolling Stones, Pink Floyd, Sting, etc.). Como puede ver, invitados de nivel internacional que han contribuido a despertar el interés por el libro fuera de las fronteras italianas. Tanto es así que la obra fue incluida recientemente por Amaranta Saguar García en representación de la organización cultural internacional ISMMS (Sociedad Internacional de Estudios de Música Metal) entre las de interés por su base de datos científico-literaria.

TM: ¿Por qué piensas o crees que muchos grupos de Heavy Metal, empezaron a usar obras de pintores en sus portadas?.

FG: Lo explico bien en el libro. Resumiendo al máximo, muchas corrientes culturales y pictóricas son conceptualmente, estética y filosóficamente similares al metal. Por ejemplo, el romanticismo no es más que black metal en la pintura. Al presentar la parte que le concierne, escribí: “El romanticismo inmediatamente contrasta abiertamente con la Ilustración y el neoclasicismo. Las luces del intelecto y la idealización absoluta de la belleza sin imperfecciones contra la idea del romanticismo que establece que todo hombre debe ser totalmente libre. En el caso del artista, concebir y luego crear su arte al margen de reglas fijas establecidas por academias o convenciones y reglas derivadas de la costumbre. No más obras resultado de indicaciones precisas de un cliente que puede ser rico, pero muchas veces ignorante y orientado a controlar la obra del artista que, en estas condiciones, se reduce al menos en parte a ser solo un artesano calificado dirigido por un maestro. Las obras de los románticos, por el contrario, […] son ​​la exaltación del genio del individuo que, siguiendo sólo su propia inspiración, envía importantes mensajes hablando como hombre a otros hombres. […] Exactamente lo contrario de lo que preconizaba la Ilustración. En este contexto, el tema de la naturaleza y la relación entre el hombre y el medio sólo puede ser central y asumir contornos místicos […] Habiendo dicho esta premisa […] no es de extrañar en lo más mínimo que tantos grupos que se pueden colocar en la zona negra, naturalmente, se han vuelto hacia el Romance para “disfrazar” sus discos. Los conceptos de búsqueda de la libertad de expresión total (incluidos, lamentablemente, ciertos excesos nacionalistas y algunas derivaciones NSBM muy deplorables), de investigación en el fondo de la propia psique y de representación de los sentimientos que de ella se derivan, encajan perfectamente con las imágenes pintadas por artistas como Delacroix, Géricault o Kittelsen, por nombrar algunos”.

TM: ¿Qué opinas sobre este libro como autor?.

FG: Siempre es muy difícil juzgar objetivamente el trabajo de uno. Creo que escribí algo peculiar y lo hice organizando todo de manera personal, tratando de ofrecer un servicio a la música, al arte y sobre todo a la dignidad de quienes escuchan metal. Y si todo esto se traduce en un libro realmente bueno, eso depende de otros.

TM: Desde tu perspectiva con muchos años como un servidor de la escena de heavy metal de Italia. ¿Cómo se encuentra actualmente la escena de tu país?.

FG: Personalmente, siempre lo veo tan vivo como antes, neto del tiempo que pasa cambiando el contexto general. La diferencia la da claramente la presencia de Internet, que ha puesto a disposición de todos en tiempo real lo que se produce en todos los rincones del mundo. O, en todo caso, proporciona los medios para poder adquirirlo rápidamente. Sin embargo, paradójicamente, esta sobredosis de información y la posibilidad de tener cientos de miles de bandas y discos para elegir ha producido una disminución en la atención a la música como hecho artístico. Le quitó el carácter sagrado. Una vez que cada uno de nosotros tenía una cantidad muy limitada de información disponible, pocos álbumes en casa de los que puede tener ahora y no hubo oportunidad de «probar» el disco antes de comprarlo. Las compras fueron mucho más razonadas y se leyeron todos los créditos de cada disco, aprendiéndose de memoria el estudio de grabación, el ingeniero de sonido, etc. De las bandas favoritas conocíamos todas las noticias históricas disponibles y nos obsesionamos con ellas. Hoy todo está más diluido. Los recuerdos de nuestras PC están llenos de álbumes que se escuchan casualmente o incluso nunca. Lo que se necesita para liberar espacio en la memoria se borra de todos modos, muchos jóvenes solo conocen partes aisladas de los grupos con los que entran en contacto y todo se reemplaza rápidamente. Algo inconcebible una época que además, de forma más generalizada, se aleja de formas expresivas complejas como el metal en favor de otras que no tienen nada de artístico. Sin embargo, no es culpa de Internet, que de hecho es una increíble posibilidad de profundización y conocimiento, si se utiliza bien. Las fallas nunca son de los medios, sino del mal uso que se hace de ellos. En Italia es más o menos lo mismo. Muchas bandas con la pasión de siempre, pero casi todas relegadas al underground ya que el metal está muy lejos de la identidad cultural nacional. Como en más o menos todos los países latinos, creo. Hablé de este tema en “Adepts of the Metal Church” comparándolo con muchos países donde tocar metal es peligroso para la vida, como Irán o Afganistán, y también he mencionado un par de países sudamericanos.

TM: Para finalizar, sí tuvieras que destacar cinco o más portadas de la escena HEAVY METAL. ¿Cuáles serían? e ¿ilustradores que han marcado el camino a diversas obras pictóricas?.

FG: Realmente difícil de hacer después de escribir un libro que habla de esto de manera muy amplia. De repente me vienen a la mente los de “The Number of the Beast” (Iron Maiden), “Master of Puppets” (Metallica), “Blessed Are the Sick” (Morbid Angel), “Blood Fire Death” (Bathory) e “Into The Pandemonium” (Celtic Frost), todos en el libro, pero se podrían mencionar al menos 500 más. Entre los ilustradores contemporáneos más vinculados a un discurso puramente pictórico diría Paolo Girardi, Eliran Kantor, Dan Seagrave, Michael Whelan (todavía todos en el libro), pero incluso aquí se podrían citar decenas de nombres.

TM: Muy agradecidos por elegirnos para que podamos realizarte esta entrevista. Y te dejo el espacio para que puedas dejar algún mensaje a los lectores y audiencia de Truenos Metálicos.

FG: Y les agradezco nuevamente el espacio que me dieron a mí y a los lectores de Truenos Metálicos por leer esta entrevista. Realmente espero que algunos de ustedes puedan obtener mi libro incluso si está escrito en italiano y que pueda recibir sus comentarios, ya que sé que hay muchos argentinos de origen italiano. Intenta vivir siempre la música como un hecho místico, como algo que no solo te ayuda a vivir mejor, sino que forma parte de la esencia misma de la vida. En las dedicatorias iniciales de “Painting on Steel” escribí: “A todos aquellos que experimentan la música como un hecho cultural y tratan de afrontar la vida como una actuación artística. En oposición a los nuevos bárbaros que quieren elevar la ignorancia al rango de valor. Con la esperanza de poder volver a abrazarnos frente a un escenario lleno de luz y música”. Espero que realmente pueda ser así para todos.