SÖMA – 07/12/2021 – Ecos de Guernica, Córdoba

Después de un largo tiempo sin ir a ver bandas en la ciudad córdoba, el martes 7 de diciembre fue el debut en pandemia regresando a interesantes fechas como la propuesta de esa jornada. Lo primero que hicimos al llegar y luego de recorrer la feria fue reconocer el espacio Ecos de Guernica que se convirtió en Music Bar con mesas y sillas, donde pudimos apoyar los elementos que llevamos para cubrir los recitales, y de pasada comer algo, ítems que también se sumó a este lugar, enhorabuena. Si existe algo que no modificó la pandemia en La Docta, es el comienzo de los shows, nuevamente hay que recordar que siempre comienzan mínimo una hora después del horario que colocan en los flyers. 

La primera banda encargada de abrir aproximadamente a las 22:20 hs. de la noche fue el trío RATTENKRIEG, compuesto por varios conocidos del ambiente como los hermanos Esquivel, mejor conocidos como Fachero en guitarra y Gordo Escoria en bajo y voz; sumados a Juan Amorosi en batería. Los tres integrantes de múltiples proyectos, todos afiliados al ruido y esta no sería la excepción, ya que “La Rata” practica un crust punk/d-beat de raíces bien europeas, con grandes influencias del llamado Kang Punk sueco para ser más precisos, con Anti Cimex a la cabeza. Esta sería su segunda presentación luego del debut en abril de este mismo año en Wachitas Bar, repitiendo fórmula con Söma, pero a diferencia de aquella oportunidad implementaron una curiosa indumentaria militar haciendo referencia a su nombre, para terminar de darle la entidad agresiva que de por sí les sobra con la música, pero que suma en misticismo.

El set estuvo conformado por algunos temas nuevos, pero en su mayoría por los que aparecen en su EP: “Falsa Bandera” con “Nueva Jerusalén”, “Operación Cóndor”, “Costo Necesario” y “Cobertura Mediática” como los más sobresalientes, entre otros.

Luego sería el turno de NAUTILUS, un trío de rock psicodélico con impronta setentosa, de alto vuelo progresivo y hasta jazzero, para bajar la intensidad de los anteriores y crear atmósferas basadas en la experimentación de las distintas sensaciones sonoras que emanan únicamente de sus instrumentos (y pedales), prescindiendo totalmente de la voz pero no de la melodía. Las obvias influencias anglosajonas, mayormente crimsonianas, son sabiamente matizadas con las propias del rock nacional, de las cuales cuentan con la casi exclusividad de Spinetta, pero totalmente emancipados de la estructuras en el desarrollo de los temas que por momentos parecen jams.

El resultado es excelente, y da muestras de la madurez alcanzada por los integrantes a lo largo del relativamente corto tiempo que llevan en actividad para los seis discos que tienen en su haber. Nacho Sánchez en Guitarra, Juan Cruz Ludueña en Bajo y Gonzalo Criado al mando de la Batería son los arquitectos del laberinto impredecible y psicotrópico que propone Nautilus.

Acto seguido subió al escenario una de las bandas con más trayectoria de las que se presentaban, los ya clásicos OTHUYEG, que de partida te dejan perplejos con su death metal a la vieja escuela pero agregando toques densos y pesados logrando atmósferas oscuras y ruidos devastadores.

Descargaron su primer material conocido como «The Doom Walker», provocando uno de los mosh más extremos de la jornada, sin duda una presentación redonda que siempre dejan una muy buena impresión en el público, me incluyo. A esas alturas de la noche el lugar lucía con una interesante convocatoria de asistentes que se atrincheraron frente al escenario para ver a este engendro emergido de los pasadizos mugrientos de la córdoba mediterránea.  

Llegamos al momento de la última banda de la noche, que incluía la presentación oficial de su primer larga duración, nos referimos a los neuquinos doomster SÖMA, quienes se encuentran radicados actualmente en córdoba, y eran una de las bandas que esperaba ver en vivo. Su presentación dejó bastante satisfecho al respetable público que a esas alturas descargó un pequeño y brutal mosh en la noche. Este potente trío se encuentra conformado por Mauro Guzmán en voz y guitarra; Juan Amorosi en batería y su nuevo bajista Juanlón. En todo momento, los asistentes, estuvieron expectante a lo largo de todo el set que se basó de principio a fin en desmembrar su nuevo y reciente disco “El Libro Negro”, el cual contiene creaciones propias pero con enraizadas influencias del grupo stoner/doom Sleep. 

Su presentación incluyó la intro instrumental “Camino a Humboldt” recorriendo todo el álbum con “Imperio y Sangre”, “Combustión”, “Warrior on Fire”, y el interludio acústico “Arroyo Piedra Grande”, “The Judas” y sus más extensas canciones: “HOF” y “Just Die For Me”. En directo fueron una travesía musical estupefacta cargada de vibras nocivas, riffs tempestuosos, rítmicamente expansiva desechando ruidos tóxicos.

Para finalizar queremos mencionar que por fin después de mucho tiempo y gracias a la pandemia, mucho de los lugares habilitaron el sector comidas. Algo que viene muy bien para los que venimos del interior y llegamos temprano para presenciar las primeras bandas. Pulgar en alto para la gente de Ecos de Guernica por la variedad y la atención en este rubro.   

Crónica: Juanlón y Sabrina Romero.
Fotos y vídeos: Rubén Rivadera.