RITUAL FEST – 06/12/2019 – Las Heras Multiespacio

Después de un largo día laboral, llegamos a la ciudad capitalina de Córdoba para poder disfrutar de un novedoso festival que denominaron Ritual Fest. Aunque íbamos un poco ajustados con el horario, se hizo todo lo imposible para llegar a tiempo y no perdernos ninguna banda, en Las Heras Multiespacio. A pesar de esto, recién dos horas más tarde de lo anunciado, a las 00 hs., abrieron con su ritual pagano las féminas RAEDRA. Sus filas está conformada por tres vocalistas e instrumentistas mujeres y un integrante varón que aparece por detrás encapuchado, quien se encarga de la guitarra electroacústica sumado a los detalles más finos y técnicos. Un gran debut de este peculiar grupo. Muy sorprendida por este reciente proyecto que es único en la provincia de Córdoba que incursiona en los sonidos ancestrales, mientras sus letras adoran a las fuerzas divinas y madre naturaleza. Ejecutaron y se desenvolvieron adecuadamente por ser su primera presentación en vivo, destacando toda la puesta en escena, el místico look de hechicera, la ambientación y el respeto que lograron del público presente.

Si bien tuvieron un desperfecto eléctrico, no opacó a la atmósfera del momento y pudieron sortearlo sin nerviosismo. Fueron treinta minutos esotéricos que alcanzaron para conectarse con otros dioses a través de una experiencia sonora que tuvo diversos instrumentos entrelazados cuidadosamente como tambor de piel, el arpa de boca, voces, susurros y hasta poderosos coros. La mayoría de las canciones todavía no tienen nombre porque están en proceso de composición y grabación, pero podemos destacar algunas como “Espiral” propia del grupo, “Algir” (covers de Wardruna) y “Karchata”. Felicitaciones por la inédita propuesta musical y el clímax logrado.

Detrás del ritual ancestral, llegó el más hereje, con la presentación de NEMORIS, quienes regresaron a los escenarios luego de una larga inactividad y con renovada formación. En la actualidad está compuesta por: Svart Sjel en voces, Chaos Enforcer en batería, Agnan y Argentum en guitarras, y Nimrod en el bajo. Creo no haberlos visto jamás en vivo y en directo, por ende no puedo comparar con lo que fueron hace más de cuatro años. Actualmente me parece una propuesta creíble y con bastante futuro. Mientras sus integrantes se fueron acomodando entre la oscuridad y la ambientación del escenario, empezaron a autoconvocarse las almas que moraban el multiespacio, a otro ceremonial, más frío y extremo de black metal, cargado de rapidez, tenacidad y guturales profundos al estilo vieja escuela. Fueron quienes echaron las primeras llamas y generaron los primeros pogos de la noche. Sonaron poderosos, logrando transmitir tenebrosidad con sus composiciones más crudas al estilo Darkthrone y Mayhem, sin dejar de lado un ambiente infernal en escena, además de las caras maquilladas como es habitual en el género y algunas poses un poco sobreactuadas.

Entre las canciones seleccionadas sonaron: “Inside the Ritual”, “My Wrath”, “Liberation (Intro)”, “Purification of EA”, “Old Ritual” y “Sons of ENKI” de su disco debut Esoteric Visions of the Old Ritual (2013). A mitad del set, se tomaron algunos minutos para acomodar un algiz (runa nùmero 15 que simboliza la protección de la vida) de rama natural y seguir descargando riffs más afilados y veloces en combinación con sus letras sombrías. Su frontman Svart Sjel, además de ser muy exigente con sus registro vocal, mostró agresividad pura frente al micrófono. Aprovecharon esta oportunidad para mostrar canciones nuevas como: un interludio, “Black War”, “Spiral of Fire”, “In League with Nature” y cerrar con “Lucifer’s The Light Of The World (King Dude cover)” versión de EspYritu, proyecto personal de su vocalista. Tocaron menos de una hora, obteniendo una exitosa y solemne presentación.

Si hay algo que me molesta después de tantos shows vistos en mi vida, es que las bandas que suelen decirse profesionales, tarden 30 minutos para prepararse. Tal vez sea odiosa con este comentario, pero se supone que las pruebas de sonido se hacen temprano o una hora antes de comenzar un show. Y eso me pasó con los preparativos de las siguientes bandas. No es menor, cuando comienza todo dos horas más tarde de lo esperado.

Al fin, 2:30 hs. arrancó NECROPOLIS con su singular death metal técnico, quienes se adueñaron del espacio con los primeros acordes de “To Exist is My Perception” para seguir con canciones de su último trabajo discográfico titulado The Fate to Flesh, tales como: “I Will Not Spoil”, “Deconstructing” y “Disgusting”. Su vocalista y guitarrista se encargó de soplar aires frescos y presentar dos cortes novedosos: “Sand Of Time” y “Call Of The Spirit”, los cuales sonaron contundentes, anticipando que se viene un álbum muy prometedor de la banda.

En su set también añadieron dos canciones de su segundo disco: “Don’t Request” y “There Is a Place”, que ya son clásicos en sus presentaciones en vivo, al igual que “Sueños Frágiles” de su debut Incertidumbre (1999).
Este cuarteto técnico, además de ser líder en nuestra provincia en el estilo que practican, siguen demostrándolo en cada aparición en escena, que son parte de la élite virtuosa del metal extremo cordobés, ejecutando de manera magistral sus instrumentos: Gastón Praddaude en guitarra, Fabian Pignataro en bajo, Juan Bustos en batería y Guillermo “Pacha” Gomez en voz y guitarra. Sin embargo, no pierden de vista el poder y siempre están rompiendo el ambiente con cortes medios progresivos y pasajes melódicos.

Como cierre del festival y culto pagano, subieron a las 3:50 hs. de la madrugada los DARKER MYSTERIA, banda que lleva unos cuantos años en la escena cordobesa, que además de tocar seguidamente en cualquier recóndito lugar de argentina, también tienen proyección internacional. La banda está compuesta por el líder Darker Mysteria en guitarra y voz, Dr. Death en guitarra y coros, Noctem Aeternus en batería y Arctos en el bajo. Verdaderamente en vivo suenan espectacular y fueron quienes trajeron el ocultismo a la noche, con sus líricas poéticas y oscuras. Y lo que más me gusta acentuar de las bandas extremas nacionales y sobre todo en el black metal, es que puedan transmitir en castellano todo el dramatismo del estilo, sin perder crueldad, manteniendo melodía, ritmos veloces y sobre todo crudeza. Recientemente lanzaron Ceremonia de Brujería Ancestral e iniciaron su set con tres canciones de este nuevo álbum: “Mística Aura Lunar”, “Sinergia Fantasmagórica” y “El Himno del Espíritu Arcano”, los cuales sonaron muy enérgicos.

Sin embargo también realizaron “En el Frío Gris de los Siglos”, “La Noche Enmascarada” y “Fúnebre Niebla Crepuscular” del disco Oratoria de Sombras, su segundo material discográfico de 2017, agregando dos clásicos: “Liturgia de Oscuras Místicas” y “Bajo un Aspecto Lunar Siniestro” de su primer álbum Arcana Luna Funeral de 2014. Para finalizar su actuación mefistofélica dejaron dos canciones de las más interesantes de su última obra: “Ritual de la Luna en Sangre” y “Hechiceras de la Magia Lunática”. El público pogueo hasta que se prendieron las luces del recinto, con un repertorio que duró alrededor de cincuenta minutos, y que por cuestiones de horarios tuvieron que dejar un tema fuera del setlist que tenían programado. El show que ofrecieron fue muy intenso y brutal sin dejar de lado lo estético y la conexión con el público que los acompañó hasta el final. Se nota que la banda viene trabajando duramente para poder transferir la brutalidad en el público y mostrando que se encuentra en el pedestal de los grupos blackmetaleros nacionales.

Tres agrupaciones importantes de la escena extrema cordobesa pasaron por este Ritual Fest que esperemos se vuelva a repetir el año que viene para que en una próxima velada pueda arder la sala completa. Si bien hubo una interesante presencia de las huestes extremas, sabemos que pueden existir más, solo hay que convencerlas con propuestas como éstas para que salgan de sus sarcófagos. No obstante, soy consciente que alcanza solo a un público selectivo, pero en las siguientes ediciones, ¿por qué no? llegar incluso a personas que no son seguidores del metal oscuro.

Crónica: Sabrina Romero.
Fotos y Vídeos: Rubén Rivadera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*